¡Gracias por tu tiempo!

¡Gracias por tu tiempo!

lunes, 9 de mayo de 2011

4 lunares

Esos 4 lunares que forman una zeta son mi perdición, más incluso que su boca cuando me habla, que más que hablarme, me llama. No hay nada en el planeta que ocupe tanto tiempo mi cabeza, salvo sus besos. Pero sus besos no cuentan, porque son de otro mundo. Como el dolor de sus mordiscos y el tacto de sus caricias, que también son de otro mundo. Pensandolo bien, ella es de otro mundo. Un mundo con casinos, algodón dulce, peliculas sin terminar y vasos rotos de CocaCola, un mundo de puta madre. Y aquí ando, buscando el modo de acompañarla a semejante paraíso, valiéndome de burdas fotos de calidad pésima para seguir adelante, por el camino más dificil, forjándome cada día como persona, haciéndome cada vez más fuerte mientras aprendo a sortear esos obstáculos, pues una plaza en ese mundo merece todo eso y mucho más. Y si hay que atravesar ríos de lava, se atraviesan. Si hay que bucear durante 50 kilómetros, pues se coje aire y se bucea. Incluso si hay que saltar un precipicio sin saber que hay debajo, se salta. Porque las ganas que tengo de jugar con ella a la ruleta en algún casino perdido de su particular Las Vegas son más grandes que cualquier herida, bocado, arañazo u obstáculo.

No hay comentarios: