¡Gracias por tu tiempo!

¡Gracias por tu tiempo!

jueves, 11 de noviembre de 2010

Un mar... de dudas.

Tenía que decirte que a día de hoy sigo echándote de menos. Recordar tus ojos color caoba, seguidos del precipicio que es tu nariz y el acantilado de las rocas afiladas de tu boca, no ayuda a olvidar la brisa que corría por mi vida cuando estabas en ella. Tu lengua, húmeda como el faro que me guiaba en un día de tormenta, marcó un antes y un después en este cuaderno de bitácora. El olor a caracolas y a sal marina que desprende tu cuello aún persiste en mi cabeza, junto con la arena en mis zapatos que son tus palabras. Dibujar tu nombre en la orilla era mi razón, y las olas que acto seguido lo borraban no son otra cosa que tu actitud negativa. Me bañaba en ti, incluso buceaba y abría los ojos bajo el agua, conociendo un mundo nuevo que en realidad eran ilusiones; pero el salir a la superficie y abrir los ojos, rojizos por la dura realidad, tarde o temprano te hace comprender que el horizonte, que no somos otra cosa que tú y yo, es cada vez más inalcanzable, pues cuanto más nado, más me canso, y cuanto más me canso, más creo que la solución a todo esto se puede encontrar en el fondo del mar, y eso aún no sé qué es.


Fuan,.

jueves, 8 de julio de 2010

No es mío, pero se merece estar aquí.

Me da vértigo el punto muerto…
y la marcha atrás,
vivir en los atascos, los frenos automáticos y el olor a gas-oil.

Me angustia el cruce de miradas,
la doble dirección de las palabras
y el obsceno guiñar de los semáforos.

Me arruinan las prisas y las faltas de estilo
el paso obligatorio,
las tardes de domingo y hasta la linea recta.

Me enervan los que no tienen dudas
y aquellos que se aferran a sus ideales
sobre los de cualquiera

Me cansa tanto tráfico
y tanto sin sentido
parado frente al mar mientras el mundo gira.

Fragmento del poema Ideario de Francisco M.Ortega Palomares

miércoles, 7 de julio de 2010

Vagabundo de tí. [Acróstico]

Sólo soy un solitario mendigo, un vagabundo
Incapaz de vivir siempre en el mismo
Garaje, un nómada que huye de su pasado tratando de
Organizar su vida de un modo distinto a los demás.
En cuanto a mi futuro, nada está claro, pues
No se si quiera si mañana seguiré vivo.
Tú, sin embargo, no haces más que esconderte,
Usurera de sentimientos; aún así, eres mi aliciente, pues
Buscarte es lo único que le da sentido a mi vida.
Una noche creí verte, pero los recuerdos de este viejo trotamundos
Son un tanto borrosos, tan sólo puedo recordar tu cabellera.
Quizás todo este sinsentido se trate del destino, que trata de
Usurpar lo único que he tenido en mi larga vida, pues cuando creo
Estar a punto de rozarte con las yemas de mis
Dedos, caigo y observo como te marchas entre la gente.
Aunque en ese instante mi vida cobra sentido, pues tendré que seguir buscando, y seguir viviendo para ello.


Nota: una vez leído el texto, lee tan sólo las mayúsculas iniciales.

Fuan.

¿Qué es un acróstico?

Un acróstico es un texto en el cual las letras iniciales, normalmente escritas adrede en mayúsculas, tienen un mensaje secreto, de modo que le puede dar un doble sentido al texto.

jueves, 21 de enero de 2010

No es fácil encontrarlo.

Todas las mañanas, viendo
El amanecer,
Bien arropado por el rocío matutino,
Ultimo los detalles para
Sucumbir al atardecer.
Creen que estoy loco, pero yo
Opino que los locos son ellos.
Yo tan sólo veo la vida de una forma distinta,
No busco un camino, busco un final,
O un nuevo principio
Tras el que refugiarme bajo una nueva identidad
E investigar sobre mis temores ya vivídos.
Entonces, tras finalizar un camino y emprender otro,
Nuestros corazones laten y se fusionan paso a paso, y
Cuando somos capaces de latir al unísono,
Un perfume fresco y
Embriagador recorre nuestros cuerpos.
Nos encontramos en el crepúsculo del atardecer, y
Tras sincronizarnos nos vemos inertes en un sólo cuerpo,
Reteniendo emociones y sentimientos; puede ser la muerte,
O, quién sabe, tal vez sólo sea la noche.

Nota: una vez leído el texto, lee tan sólo las mayúsculas iniciales.

Fuan.